Recursos Humanos: once aspectos a observar de una oficina cuando vas a una entrevista de trabajo

Cuando visitas a una empresa para una entrevista de trabajo, es básico estar observando atentamente desde el momento en que llegas hasta que te despides. En esto coinciden distintos expertos consultados por Forbes, desde la presidenta de una empresa de selección de talento hasta un coach ejecutivo, pasando por un conferenciante internacional sobre buen ambiente en el trabajo. He aquí las once cuestiones fundamentales que se deben observar durante una entrevista.

1. ¿Cómo interactúan los empleados entre ellos?
En las relaciones que puedan cruzarse en nuestro camino ese día, las interacciones entre empleados son amables entre sí, o constituyen constantes faltas de respeto? ¿Se toman el tiempo necesario para saludar a la recepcionista, y esta responde con una sonrisa, o pasan de largo sin decir nada? Son observaciones importantes que nos darán pistas de cómo seremos tratados tanto en la entrevista como si, afortunadamente, volvemos a la oficina.

2. ¿Parecen personas felices y acogedoras?
Esto no es algo que se pueda captar en la investigación previa a la entrevista. Al llegar, cabe observar si empezando por el guardia de seguridad, si lo hay, es amable, y parece contento con su trabajo, o todo lo contrario. Son las personas que de ser seleccionado, te saludarían cada mañana, así que averigua si su estado de ánimo es el que puedes y quieres tener tú.

3. ¿Cómo contestan al teléfono?
Cuando suena el teléfono, hay empresas en las que nadie mueve un dedo, esperando que conteste otro. Hay otras en las que siempre contesta alguien, aunque sea de mala leche. Y finalmente están las empresas en las que, los trabajadores comprometidos contestan al teléfono rápido, y además con una sonrisa. Se puede saber el nivel de compromiso de los empleados sólo por su respuesta al teléfono.

4. ¿Qué dice su lenguaje corporal?
El lenguaje corporal aporta mucho sobre el nivel de energía en el lugar de trabajo, y muchas veces puede ser más revelador que lo que la gente dice o hace. Podemos fijarnos en si la postura es correcta, es agradable, si es incómoda o si cambia ante la presencia o de un invitado o del jefe.

5. ¿Cuál es el ritmo de trabajo?
Esto por lo general depende de la industria o del sector, pero algunas empresas tienden a manejar sus negocios a un ritmo más rápido que los demás. Si los empleados están, literalmente, corriendo por la oficina y los teléfonos están sonando sin parar, eso es una señal de que las cosas se mueven rápidamente. Plantéate si eres capaz de mantener este ritmo y prosperar en él.

6. ¿Es un sitio organizado?
El primer indicio para responder a esta pregunta es si la entrevista se inicia a tiempo, y en caso negativo, si hay una justificación o una disculpa. También se puede responder viendo si el entrevistador está preparado y centrado, o si se distrae con llamadas o dispositivos móviles.

7. ¿Qué tal es el espacio físico de la oficina?
Esto puede dar una gran cantidad de pistas en cuanto a la cultura del lugar de trabajo, puesto que a menudo está especialmente estudiado en este sentido, por lo que refiere a los espacios comunes, sobre todo la recepción. Si tenemos la oportunidad de ver espacios propios, podemos fijarnos en si pueden ser personalizados o son todos dice iguales.

8. ¿Cómo visten los empleados?
Por la indumentaria observaremos también algunos de los códigos básicos de la empresa. ¿Es una empresa informal, o requiere que todos sus trabajadores usen traje? Observa lo que visten los actuales trabajadores para determinar si has acertado y para mejorar si tienes que volver.

9. ¿Cuál es la distribución física de la oficina?
Esto puede ser crítico, así que tomate tu tiempo para ver si se trata de una política de puertas abiertas, un concepto de oficina abierta, o por lo contrario, abundan las paredes que separan los espacios. Piensa en tu forma de trabajar y en qué sitio encajarías más.

10. ¿Cómo interactúan los jefes con los empleados?
Si tienes la oportunidad, fíjate en cómo un jefe le habla a su equipo. Aunque puede ser difícil de determinar a veces, te dará una idea de cómo los supervisores y gerentes interactúan con los empleados, un dato muy revelador del carácter jerárquico de una empresa.

11. ¿Está todo el mundo ocupado?
No se trata de sacar conclusiones por lo que se ve en una o dos personas, sino observar la situación general. ¿Parecen inactivos o siguen un buen ritmo de trabajo? ¿El escritorio parece vacío o se nota que están ocupados? No interesa estar ni en una empresa en la que nadie hace nada ni una en la que todo el mundo está superado.

Aunque no es momento de ser exquisito con los requisitos para un trabajo, si es necesario saber en qué sitios no encajaremos por todas esas observaciones, tanto por el bien de la empresa como por el de nuestra propia vida laboral.

Vía | Equiposytalentos