Quedarse en el mismo empleo por muchos años ya no es vergonzoso

En otras décadas era muy común permanecer largos años en una misma empresa. Era frecuente el acceder a reconocimientos por los 10, 20 o 30 años. Ahora, parece algo demodé, algo que no se corresponde con la vida moderna.

Parece anticuado, que no es innovador. Eso de seguir atado a un trabajo. Sin embargo, la cosa no es tan así, y en muchos casos es altamente beneficioso y ya tiene el reconocimiento de las principales consultoras.

En un reciente artículo de WSJ Dennis Nishi comenta cuál es la situación de los que optan por quedarse durante largos años en la misma empresa, e incluso, hasta ocupan los mismos puestos.

A priori esto está a contrapelo de las tendencias del cambio permanente, uno de los signos más fuertes de estos tiempos.

Sin embargo, se da cuenta de algunos ejemplos esclarecedores.

Más allá del aguante
Por ejemplo, Daniel Nicholson cree firmemente en el valor de la lealtad a una empresa. A los 46 años, el subdirector de calidad global ha trabajado en General Motors en Detroit por 29 años, aunque admite que su longevidad no es la norma.

“Cuando uno ha estado en una compañía por un largo tiempo, construye una red de personas que saben lo que usted puede hacer”, dice. “Tienden a confiar en uno más y eso trae oportunidades”, explica.

Primero en casa
Luego de años de despidos y recortes de sueldos, la recuperación en el mercado laboral está dando a algunos empleados frustrados la posibilidad de cambiar de rumbo. Pero los asesores de carreras insisten en que seguir en el lugar en que se está debería ser una de las primeras opciones.

“Ya hemos pasado lo peor de la recesión. Si cree que la compañía puede salir adelante, ¿por qué no volverse a comprometer con su trabajo y ver lo que el esfuerzo que ya le dedicó puede producir?“, pregunta Patricia Rice, una reclutadora de personal.

El valor de la lealtad
Dice que la lealtad puede abrir puertas a más oportunidades.

Comprometerse con una compañía le ha dado resultado a Jackie Warrick, de 26 años, directora de contenidos en CouponCabin.com, un sitio web que ofrece cupones para comercios.

Ha trabajado en la compañía en Chicago durante cuatro años y a pesar de una serie de ofertas de trabajo de otras empresas, no tiene planes de irse.

“Prefiero trabajar en algo en lo que creo, en vez de andar dando vueltas sin saber a dónde pertenezco”, dice.

Aprendizajes de vida
Los expertos también agregan que cuando uno no abandona un trabajo, aprende a lidiar con situaciones y personas que no son óptimas, lo que da una capacidad de negociación que los ejecutivos dedicados a la contratación valoran.

Lo primero que debe hacer es dar prioridad a lo que es importante para usted así puede intentar solucionar lo que falta.

Insatisfacciones que rondan
La insatisfacción no se refiere siempre al dinero o los beneficios, según una encuesta del año pasado de Monster.com. Los empleados también valoran las oportunidades de escalar posiciones, el reconocimiento, tener buenos jefes y compañeros y los desafíos.

Si lo que lo inquieta es el aburrimiento, por ejemplo, busque otras oportunidades en la misma empresa. Nicholson mantuvo su trabajo interesante yendo a diferentes oficinas de GM alrededor del mundo.

Evalúe sus perspectivas y haga ajustes. Trate de averiguar si la compañía va a poder atender sus necesidades futuras en cuanto a educación y ascensos.

Sea un profesional siempre y trate de hacer su trabajo lo mejor posible. Recuerde que la lealtad y la confianza son cualidades que llevan mucho tiempo cultivar pero casi nada acabar con ellas.

Fuente:  iProfesional