Negocios: claves para ser emprendedor y no morir en el intento

Aunque la situación económica no es tan buena como sería ideal,existen diversas iniciativas para fomentar la creación de negocios. Pero no sólo el Estado está echando una mano, también son muchos los inversores privados que apuestan por estos nuevos proyectos y cada día se celebran más eventos en los que los expertos procuran las claves del éxito económico y animan a emprender. El último de ellos ha sido el Inspiration Day. Durante la jornada, más de una decena de ponentes explicaron los secretos para que un proyecto empresarial salga adelante.

Todos coincidieron en que los valores, el entusiasmo, el capital humano y la dedicación son fundamentales para que una idea se convierta en realidad.

  • Lo primero que tienes que saber es en qué eres fuerte. Todos somos buenos en algo, y tenemos alguna habilidad especial que nos hace únicos. Párate a pensar qué es aquello en lo que destacas y cuando lo tengas, prepárate para explotarlo. Cuando lo tengas, no habrá límites.
  • Para hacerse con una gran idea, lo mejor es observar. Es cierto, que puede que mientras duermas acuda a ti la idea más brillante del mundo, sin embargo eso es poco probable. Lo normal es que encuentres la inspiración entre las cosas cotidianas, así que ya sabes, ándate con ojo para no dejarla escapar.
  • Partimos de la base de que ya sabes cuáles son tus fortalezas y tienes esa idea que te llevará al éxito. Todo eso es importante, pero no sirve de nada si no va acompañado de un proceso de búsqueda de la innovación. Tienes que hacer algo diferente, original, que se distancie del resto de proyectos ya existentes.
  • Acota los valores de tu negocio, pues serán la mejor carta de presentación. El esfuerzo, la constancia, la dedicación y la confianza, son algunos de los más repetidos, y los que mejores resultados dan.
  • El capital humano es clave. Rodéate de un buen equipo, de personas comprometidas con el proyecto que estén dispuestas a luchar contigo por sacar la empresa adelante. Deben estar identificados con los valores en los que se sustenta el negocio y deben ser conscientes de la importancia de su papel para el buen desarrollo de este proyecto común. Tú, por tu parte, debes hacerles ver que valoras su trabajo y que crees en ellos. No lo dudes, sois un equipo.
  • Asúmelo, todo nuevo proyecto conlleva mucho trabajo. Poner en marcha una aventura empresarial cuesta, y debe sostenerse sobre el esfuerzo y la dedicación constante. Ten en mente esta máxima: no te van a regalar nada. Por eso, para alcanzar tus objetivos tienes que trabajar, trabajar y trabajar.
  • Ésto parece obvio pero merece la pena mencionarlo: hay que cuidar al cliente. Al fin y al cabo ellos son quienes van a consumir tu producto, y de quienes depende el éxito de tu proyecto. No lo olvides, las empresas deben reinventarse para empezar tener una política de acción que englobe no sólo los productos y los servicios, sino también la atención al cliente. La clave es aunar los intereses de los accionistas, los empleados y los clientes.
  • Por último, no debes olvidar mantener el ánimo alto. El optimismo es fundamental y, según los expertos, es también uno de los objetivos más difíciles de alcanzar. No puedes dejar que la desilusión se haga un hueco en el proyecto, tienes que disfrutar cada día con lo que haces y confiar en tu idea. La motivación te ayudará a seguir adelante.