Formación: revisando los líderes en construcción de Venezuela

Una inquietud presente, recurrente e importante es el tema de la crisis de liderazgo que experimenta Venezuela. ¿Quiénes son y dónde están los líderes con capacidad de convocatoria, de dar respuesta satisfactoria a una sociedad sumida en la desconfianza, en la división, una sociedad urgida por la necesidad de rescatar los valores de la solidaridad, la sensibilidad y la integración social, el respeto, la confianza y la calidad de vida?

Quizás, ahora mismo, estos líderes se encuentran en proceso de construcción.

“Este año, durante la ceremonia de clausura, la UCAB recibió por segunda vez en su historia el premio como Mejor Delegación Internacional, y en medio de un salón de 3100 personas las universidades venezolanas gritamos eufóricamente, por un buen rato, el nombre de nuestro país, VENEZUELA”, comenta Tomás Hernández, estudiante del séptimo semestre de Ingeniería de Telecomunicaciones y Head Delegate de la delegación de la UCAB en Harvard National Model United Nation.

Los Modelos de Naciones Unidas constituyen una iniciativa que funciona en las instituciones educativas venezolanas impulsando, con mucho éxito, el entrenamiento de líderes dentro del segmento joven de nuestra población. Un Modelo de Naciones Unidas es una simulación de las funciones de la Organización de las Naciones Unidas.

Los Modelos de la ONU brindan la oportunidad a los jóvenes estudiantes de representar naciones a través de debates multidisciplinarios, acerca de tópicos que se encuentran en el tapete de la agenda de las relaciones internacionales.

El propósito de participar en estos simulacros es lograr una mejor comprensión sobre el rol que cada país desempeña en foros internacionales, para alcanzar la paz y seguridad mundial, así como el progreso y desarrollo económico y social de los ciudadanos del mundo. UCAB, UCV, USB, UNIMET, USM, y la UCAB Guayana son las universidades venezolanas que participan regularmente en el Modelo. Debe destacarse especialmente la posición de Venezuela como segundo país que más delegaciones aporta, después de los Estados Unidos y por encima incluso de Canadá.

José Enrique Ramírez Silva de 23 años, estudiante del décimo semestre de Comunicación Social, Head Delegate de la delegación LAMUN UCAB 2008, nos comenta que los circuitos de modelos de Naciones Unidas más renombrados en los que participan las universidades y colegios venezolanos son LAMUN (Latin American Model of United Nations), celebrado en la Universidad De Las Américas (UDLA) de Puebla, México; HNMUN, organizado por la Universidad de Harvard en la ciudad de Boston, Estados Unidos; WORLDMUN, también iniciativa de la Universidad de Harvard y cuya sede rota cada año y NMUN, que tiene lugar en Nueva York a instancias de la propia ONU.

Sobre la participación en estos simulacros de la ONU, José Ramírez comenta que en ellos los delegados plantean propuestas y soluciones a los problemas y conflictos que aquejan a todos los países, lo cual permite hacer una extraordinaria aproximación a la realidad de nuestro mundo: “formar parte de este tipo de discusiones le permite al estudiante forjarse una opinión crítica frente a los hechos, y estimular el intelecto para ofrecer respuestas a las inquietudes planteadas por la existencia humana”, agrega el delegado de la UCAB.

Qué pasa con el liderazgo en Venezuela

El Psiquiatra, Comunicador Social, experto en liderazgo y autor de varios libros Dr. Roberto De Vries hace un paneo sobre la situación del liderazgo en las más importantes esferas venezolanas. Respecto al liderazgo político, el más destacado dentro de la escena pública dice: “el liderazgo político en Venezuela se presenta completamente deficiente desde todo punto de vista.

Existe un desbalance, por un lado vemos un liderazgo sostenido por un único hombre que representa al sector oficial, y por el otro, hay una oposición incapaz de cohesionarse”. Sobre la situación del liderazgo en el sector económico del país, destaca que hasta ahora han incursionado muy poco en el compromiso social que Venezuela reclama.

“Los líderes económicos del país deben ir más allá. Venezuela requiere líderes económicos capaces de lograr que las organizaciones a su cargo se conviertan en generadoras de riqueza para el bienestar social integral, en lugar de producirla únicamente para dar un poco de ella, como se puede validar por ejemplo, a través de las gestiones o programas de Responsabilidad Social, lo cual hay que observar con cuidado porque no ofrecen una solución de fondo”.

Plataforma para el desarrollo de futuros líderes

De acuerdo a la opinión de los participantes en Los Modelos de Naciones Unidas, éstos incorporan en las universidades y colegios venezolanos una excelente plataforma para que futuros líderes de nuestro país desarrollen capacidades de negociación, construcción de consenso, trabajo en equipo, y para que aprendan a unificar criterios a fin de obtener una sola solución viable para todos.

José Enrique Ramírez, nos habla desde su experiencia: “Definitivamente los futuros líderes de una nación se entrenan a través de estos modelos de la ONU, porque brindan las condiciones idóneas para el trabajo que sale al encuentro de un bien común, en el que todas las opiniones son respetadas y valoradas, y en el que el diálogo es la clave de los acuerdos. Ésa es la base de la democracia”.

Ramírez prosigue describiendo la incidencia de esta experiencia en la construcción de liderazgo: “Estas actividades representan genuinos semilleros de líderes con una amplia visión sobre las principales inquietudes de la sociedad, no en vano los simulacros de Naciones Unidas han cobrado suma relevancia desde hace un tiempo, dado el interés de numerosos estudiantes por encontrar soluciones a los problemas de un mundo globalizado antes de que el hombre decida destruirse a sí mismo”.

 

Modelos de Naciones Unidas en los Colegios

Rafael Antonio Punceles, licenciado en Ciencias Políticas, funge como Faculty-Asesor del Colegio Los Arcos. Su función es asesorar a los estudiantes para su participación en los Modelos de Naciones Unidas.

Según su opinión, la intervención de los estudiantes en estas prácticas desarrolla en ellos importantes habilidades como la capacidad de oratoria, de negociación e intuición para resolver problemas, les da una cultura general muy amplia, habilidades de liderazgo muy avanzadas y útiles para el resto de sus vidas, además de mejorar el currículo y la posibilidad de socializar con personas muy distintas.

Punceles informa que a nivel de bachillerato, desde mediados de los 90, se realizan varios Modelos de Naciones Unidas en distintos colegios del país, siendo el primero de ellos el del liceo Moral y Luces, llamado CAMUN por Caracas Model United Nations, el cual resultó uno de los más prestigiosos, y adelanta que en el Colegio Los Arcos están preparando para junio de este año, el II LAIMUN (Los Arcos Intercolegiate Model United Nations) donde esperan una participación de alrededor de 550 estudiantes de colegios y liceos públicos y privados de Caracas, del Interior e inclusp de países vecinos.

Para conocer más sobre el desarrollo de las modalidades a nivel nacional de estos modelos dentro de los colegios del país, preguntamos a Anabella Rojas, estudiante del segundo año Diversificado Men­ción Humanidades, y Secretaria General AMMUN 2008 en la Academia Merici. Ella explica que existen dos categorías: los internos o realizados para los estu­diantes dentro de una misma institución educativa, y los externos que se realizan a nivel Intercolegial o Universitario.

Sobre los beneficios de participar en estas ex­periencias, Anabella comenta: “En los modelos se desarrollan una serie de ha­bilidades consideradascomo herramien­tas de liderazgo, instrumentos y aspectos que se esperan de un líder, tales como lacapacidad de comunicarse, carisma, po­der de convencimiento, entre otros. Esto invita a los jóvenes a involucrarse y con­tribuir con su comunidad y buscar el mejoramiento de la misma, convirtién­dose por consiguiente en los líderes de la generación de relevo”.

Liderazgo social, un salto cuántico haciala transformación 

En un estudio dirigido por el doctor De Vries en el año 2007 y realizado a varios grupos de personas de todos los estratos e ideologías, se pidió que definieran a un líder social. En los resultados se encon­traron diez características que al ser des­critas, reflejaron coincidencias con lo que la filosofía sudafricana Zulú llama el Ubuntu. “Ubuntu es una filosofía que ha servido, entre otros, a Nelson Mande/a para impulsare/salto cuántico que vivió Sur África. El Ubuntu —prosigue De Vríes— se fundamenta en queyo soy per­sona porque tú eres persona, despun­tándose así el capital social”. 

Un líder Ubuntu es un ser con una amabilidad que le nace, no de la manipulación políti­ca o ideológica, sino del respeto hacia el otro, un ser con capacidad para embelle­cer al otro a través de reconocer sus cua­lidades, un ser con cualidades para reu­nir, integrar y encontrar coincidencias en medio de las diferencias, es un forjador del contacto entre las personas y grupos diversos, y por ende no las separa, sino que las incorpora al capital social crean­do redes. Un líder Ubuntu es confiable, generoso, altruista, y goza de la capaci­dad de concebir, estimular y celebrar la libertad propia y del otro.

De acuerdo al Dr. De Vries, los Modelos de Naciones Unidas constituyen una escuela para el desarrollo de cualidades de liderazgo social, una escuela de Ubuntus. Con este entrenamiento a través de los colegios y universidades del país, se está propisciando la inserción de un tipo de li­derazgo que reclama la sociedad vene­zolana a partir de las necesidades del pro­ceso de cambio que viene experimentan­do el país durante los últimos años. Un hecho importante a destacar en relación al ámbito estudiantil, es que con el cierre de RCTV comienza a manifestarse el lide­razgo social entre la población joven y en este sentido, para no perder el logro al­canzado, hay que despuntar la necesidad de entender la diferencia entre luchador social y líder social. “Dar el nombre que corresponde y definir el perfil de/líder so­cial es el primer paso para afianzar este proceso emergente que observamos en los grupos estudiantiles del país”.

El capital social que necesita un líder para sacar adelante el proceso de transforma­ción, según el psiquiatra, se basa en tres elementos fundamentales: Los valores positivos compartidos en una sociedad multicultural, la confianza en el otro ser y la capacidad para generar asociaciones que solucionen problemas.

Los líderes sociales deben ser los responsables de marcar y llevar la agenda hacia las esfe­ras del liderazgo económico y político de Venezuela y no al contrario, como suce­de actualmente. “En nuestro país existe un vacío en el tema de capital socia/ o compromiso social que es aprovechado por los políticos para hacer una agenda que no termina de convencer”, concluye el Dr. De Vries.

José Enrique Ramírez, un ejemplo de lí­der en formación a través del entrena­miento en los Modelos de Naciones Uni­das comenta: “Hay algo que aprendí a lo largo de los cuatro años que estuve en LAMUN. Esta delegación es el reflejo en micro de lo que quiero para mi país: un espacio donde 25 extraños se reúnen en un salón o en una casa para trabajar por soluciones a los más complejos desafíos de la convivencia; un espacio donde esos 25 extraños se respetan y se valoran por lo que son. Qué bonito sería llevarle esa experiencia a 25 millones de personas distribuidas en 16 mil kilómetros cuadra­dos, sin distingo de colores”.

Por  en Espacio Familiar