Formación: Cómo afecta la ola de calor a los equipos informáticos de la empresa

Lo primero que nos puede ocurrir es que debido a la alta demanda eléctrica durante estos días suframos algún corte de luz. Esto nos puede provocar picos de tensión y si no tenemos nuestra red eléctrica suficientemente protegida las fuentes de alimentación de nuestros equipos pueden sufrir problemas o dejar de funcionar.

En este caso la mejor solución es tener un SAI que estabilice la tensión absorba los picos y nos de un poco de autonomía gracias a sus baterías. Lo ideal es tener una unidad que cuando se ponga en funcionamiento por corte nos avise enviándonos un correo electrónico, por ejemplo. Esto nos dará tiempo de reacción para poder pasar a revisar las instalaciones.

Si necesitamos tener siempre una conexión a Internet activa es bueno tener una línea de respaldoque funcione sin conexión eléctrica, aunque sea la conexión del móvil y un portátil siempre con la batería cargada. Estas cosas siempre suelen ocurrir justo cuando tenemos que mandar un correo con la documentación, cerrar el trato con el cliente, etc.

Problemas con las temperaturas de funcionamiento de los equipos

Porque lo siguiente que puede ocurrir es que el corte eléctrico se prolongue y se acaben por agotar las baterías y apagar los equipos. O simplemente que cuando vuelva la luz no se encienda el aire acondicionado del servidor. Esto supondrá que estos equipos empiezan a funcionar y soportan altas temperaturas que acaban por dañar sus componentes, sobre todo si se prolongan en el tiempo.

Con estos equipos hay que tener especial cuidado si se llega a temperaturas extremas. No es el caso de nuestro país, pero cuando se detectan temperaturas muy altas, por encima de 50º estos equipos se apagan como medida de seguridad al existir una gran diferencia térmica entre interior y exterior.

Otros problemas que pueden surgir en estos días estos aparatos son condensaciones y pérdidas de agua, lo que puede ser un problema si nuestros equipos están a ras de suelo. Siempre es conveniente tener todos los equipos sobreelevados, aunque sólo sea unos centímetros para evitar problemas de inundaciones de este tipo.

Limpieza preventiva de conductos de ventilación

Lo mejor en estos casos es realizar una limpieza preventiva de los conductos de ventilación, tanto en los equipos de aire acondicionado como en el resto de equipos informáticos. Tener las rejillas de ventilación despejadas y los ventiladores interiores en perfecto uso para que los equipos trabajen a la temperatura adecuada.

Son cuestiones que debemos aplicar durante todo el verano, pero que simplemente por el aumento de temperaturas que sufrimos en estos días conviene intentar dejar resueltas para no llevarnos ningún disgusto si ocurre cualquier percance. Al fin y al cabo se trata de asegurar la continuidad de nuestro negocio.

Vía Tecnología PYME