Experiencias laborales: ¿Que lleva a los jóvenes a emprender su propio negocio?

El cambio de mentalidad entre la juventud mexicana ha propiciado que gran parte de las empresas del país sean manejadas por jóvenes. 

Christian Massetto, de 30 años, es uno de esos atrevidos jóvenes mexicanos que ha empeñado todos sus esfuerzos en proyectar un negocio propio. En su caso, se trata de una comercializadora de café, perteneciente a “uno de los sectores económicos más exitosos en México”, según afirma el joven. “Acaparáramos granos de café de excelente calidad de diferentes regiones de México. Lo compro crudo y lo que hacemos es procesarlo. Le damos diferentes tipos de tueste, hacemos mezclas, balanceamos sabores y ofrecemos al mercado un excelente producto”, explica orgulloso el empresario.

Para Christian, “la situación económica que prevalece en el país es lo que ha obligado a la gente activa comercialmente a buscar alternativas de autoempleo”. “Muchas veces los sueldos son muy bajos e implican largas jornadas de trabajo, por eso mucha gente procede a autoemplearse”, comenta.
Cada vez son más los jóvenes mexicanos que se animan y deciden aventurarse en la creación de una nueva empresa. Sus estudios, imaginación, vitalidad, y en muchos casos, la posibilidad de vivir con sus padres mientras dura el proceso de obtener de beneficios, son algunos de los aspectos que hacen posible que muchos chicos de entre 18 y 35 años lancen sus propios negocios en México.

Cambio de mentalidad

Antonio López, quien con 23 años maneja, junto a un par de socios, una consultora de operaciones de estrategia, anima a otros jóvenes afirmando que “ser tu propio jefe tiene muchas ventajas”. “Invito a todos jóvenes mexicanos y no mexicanos a que lo intenten, porque es en la juventud cuando se pueden asumir esta clase de riesgos. Hay más posibilidades, se te abren las puertas y creo que vale muchísimo la pena lograr ser tu propio jefe y lograr nuevas metas. Desde chicos empezamos a intuir que tenemos que echar muchas ganas para poder sobresalir y lograr las metas que queremos en la vida, y así es. Además, con el autoempleo estamos apoyando al país”, añade con entusiasmo en una entrevista a Radio Nederland.

Según indica un estudio de Global Entrepreneurship Monitor (GEM), en México la Tasa de Actividad Emprendedora mejoró en 2012 hasta alcanzar el 12,1%. Además de la situación económica, se podría afirmar que dicho aumento se debe a un cambio de mentalidad respecto a este tema y al fomento e incentivación que emprenden las universidades y colegios, además de las ayudas que ofrecen. Ahora los jóvenes buscan aprovechar más las oportunidades que se les presentan.

Así lo explica otro ejemplo de esta generación emprendedora, Christofer Beyette, de 23 años. El joven mexicano está decidido a montar su propio negocio de “restaurantes con máquinas expendedoras”. “Un concepto que en México todavía no existe”, subraya.

“Las universidades tienen incubadoras de negocios, donde tu llegas con tu idea y con un plan de negocios bien estructurado y ellos te ayudan sino económicamente, por lo menos te dan los contactos para poder afiliarte o asociarte y que puedas abrir tu negocio. Ahora es todo más fácil”, comenta el todavía estudiante de negocios internacionales.

El apoyo que brindan las universidades resulta muy interesante para quien comienza su andadura particular en el mercado, y ahora a esta asistencia se ha sumado el Instituto Nacional del Emprendedor. Dicha entidad pretende ´instrumentar, ejecutar y coordinar la política nacional de apoyo impulsando su innovación, competitividad y proyección en pequeñas y mediana empresas´, como informa en su página web. Sin embargo, según apunta Christian Massetto, “se necesitan muchos requisitos para recibir esas ayudas”.

“En mi experiencia ha sido difícil llegar a recibir alguna ayuda por parte de instituciones financieras o por parte del gobierno. Sí lo he intentado, pero solicitan muchos requisitos que uno, como joven emprendedor, no los cubre. Yo he recurrido a medios propios y ayudas de conocidos y familiares”, explica el empresario del café.

Con ayudas o sin ellas, lo cierto es que en México, donde aproximadamente la mitad de la población tiene 30 años o menos, continúan proliferando las famosas startups o empresas con poco capital, pero gran impacto. Se calcula que se crean unas 35.000 PYMES al mes, y que el 6,3% de los jóvenes entre 18 y 24 años son dueños de gran parte de ellas, según el diario español El País. Al parecer, el número no hará más que crecer puesto que, aunque muchas de las empresas cierran, la actitud positiva, el dinamismo y actividad comercial de los nuevos talentos mexicanos parece imparable.

Vía Radio Nederland Internacional