Empleo: los 5 peores trabajos del mundo

¿Quieres saber cuáles son los empleos peor considerados del mundo? El portal web careercast.com ha desarrollado una lista en función de los ingresos, el estrés, las posibilidades de ascenso y el ambiente laboral. Según estos parámetros,  los peores trabajos son:

Auxiliar de vuelo. Hace no muchos años, fue uno de los empleos mejor valorados, sin embargo, con la irrupción de las compañías aéreas low cost, la situación ha experimentado un giro de ciento ochenta grados. En la actualidad, las azafatas se quejan de los horarios interminables, de los sueldos, de que algunas horas extras no se cobran, y de la obligación de estar disponible durante las noches y los fines de semana.

Construcción o rehabilitación de tejados y cubiertas. Es un trabajo expuesto a las inclemencias del tiempo y además es muy peligroso y muy cansado. Además, los trabajadores del sector consideran que los sueldos no se corresponden con la dificultad real que conlleva el desarrollo de esta actividad. Es uno de los sectores más castigados por la crisis financiera, y las estadísticas de siniestralidad laboral reflejan los riesgos que conlleva: sólo el año pasado fallecieron 71 personas.

Cartero comercial. Se trata se uno de los sectores con peor convenio laboral; la mayoría disfrutan de contratos temporales o por horas. En términos generales, la zona que tiene que cubrir cada cartero es tan amplia que difícilmente pueden abarcarlas en el número de horas previstas por la empresa para llevar a cabo el reparto. Además, las nuevas tecnologías, en las que los correos por email y los mensajes tienen un papel protagonista, han provocado que ésta sea una profesión que muchos consideran en extinción.

Operario en plataforma petrolífera. Este tipo de trabajo suele desarrollarse a varios kilómetros de casa, presenta una alta siniestralidad laboral y unas condiciones habitacionales muy similares a las que sufren los pescadores durante las temporadas que pasan embarcados. La retribución económica es buena, pero no todo el mundo es capaz de soportar esta actividad durante más de una campaña. Se descansa una semana cada dos. Además, el auge de los sistemas de combustible no contaminante amenazan al sector.

Maderero. Los trabajadores deben tener unas buenas condiciones físicas. Las jornadas se desarrollan al aire libre, por lo que están expuestos al clima; el trabajo tiene que salir adelante haga frío, lluvia o un sol abrasador. La dificultad para manejar maquinaria en zonas boscosas, y los fuertes golpes de calor y deshidratación dadas las altas temperaturas en verano, hace que la siniestralidad sea elevada. Los sueldos no están a la altura de las condiciones de trabajo.

El que no se consuela es porque no quiere, así que cuando estés harto del trabajo y creas que no puedes más, piensa que, al fin y al cabo, hay trabajos peores.

Vía El Confidencial