10 leyes para una buena presentación

Las ideas, además de ser buenas, han de estar bien expuestas. Comparto 10 ideas que nos pueden ayudar a mejorar nuestras presentaciones:

  • -Ley de la tendencia a cero: Un buen indicador para posicionar a un ponente es la ratio: número de diapositivas que presenta/número de minutos de los que dispone. Si la ratio  es superior o igual a 1, el ponente no se ha enterado. Si la ratio es inferior a 1, sabe lo que se hace. Cuanto más se acerque a 0, mejor será el ponente. Para una presentación de 30 minutos, un aprendiz construye 45 diapositivas; alguien experimentado, 30; un crack, 10; un gurú, puede llegar a arreglárselas con 1.

  • – Ley del 10/20/30: Una presentación de PowerPoint debería tener 10 diapositivas, durar no más de 20 minutos, y tener un tamaño de fuente no inferior a 30 puntos.”
  • – Ley del aburrimiento: El secreto de aburrir está en contarlo todo. Independientemente de cuánto se decida a ocultar, hay que  terminar de hablar antes de que la audiencia haya dejado de escuchar.
  • – Ley “una idea por presentación”: Cuando se hace una presentación, el ponente debería lograr que la audiencia se marchara con una idea. Existen dos perfiles de ponentes: los que hablan durante 30 o 60 minutos y no dan ninguna idea y los que dan demasiadas ideas. Lograr este equilibrio es complicado, pero es la base de la transferencia del conocimiento en las presentaciones. Cuando queremos decir demasiadas cosas, corremos el riesgo de que ninguna llegue con claridad. Se diluye el mensaje y las ideas acaban compitiendo unas con otras. Eso no significa que nos limitemos a exponer una única idea. Significa que el resto de explicaciones tienen que estar a su servicio. Cualquier argumentación, ejemplo o detalle tiene que girar en torno a la idea principal, que tiene que ser la que queremos que la gente finalmente recuerde.
  • – Ley de la información importante: Si todo es importante, nada es importante.
  • – Ley del retorno menguante “Cuanto más a menudo se utiliza un recurso expresivo, menos efectivo es.
  • – Ley del “show, not tell”: La clave para llegar a los corazones de las personas es contar una historia. La mejor forma de persuadir a las personas consiste en conectar una idea con una emoción. Y la mejor forma de lograrlo consiste en narrar una historia que sea estimulante.  El común de los mortales se acuerda de las historias. Las historias tienen mucho mayor poder de adherencia que las imágenes. El valor de las metáforas y de las parábolas para explicar cosas se vuelve crítico. Listas e imágenes sólo sirven para potenciar el mensaje, pero no para hacerlo aparecer. Encaja con el pensamiento de que las narrativas tienen un papel crítico en la transmisión de conocimiento.Este hecho lo conocen muy bien los guionistas de cine y televisión, y lo recogen en el principio “Show, not tell”.
  • – Ley del PowerPoint infinito: Al preparar una presentación y/o documentación con la herramienta Power Point, siempre se trabaja en aspectos mejorables de la misma hasta el último minuto, siempre parece que quedan cosas por hacer y mejorar en la presentación final, por mucho que pensásemos que lo que teníamos la semana o el día anterior era ya “lo mejor de lo mejor”. Las presentaciones “no se terminan nunca, tan solo se abandonan”.
  • – Ley del enemigo en las presentaciones: En cualquier presentación, siempre hay por lo menos un “enemigo” entre la audiencia que suma todas las cantidades y comprueba la exactitud de los datos presentados.
  • – Ley de Truman: Si no puedes convencerlos, confúndelos. También conocidos como bla-bla (muchas palabras, para no acabar diciendo nada). Desprenden verborrea por todos los poros de su piel, con el único objetivo de “agotar la atención” de quienes les escuchan. Es la táctica de los enemigos de la  sociedad del conocimiento

Fuente:  Con P de Persona